24 de maig 2017

Y nos llamaban locos...

Cantaba el gran José Luís Perales la crueldad de aquellos muchachos que llamaban loca a esa mujer que cuando su amor se fué (murió) ella seguía esperándolo. Decía la canción que la mujer gritaba "yo no estoy loca", y que si estuvo loca alguna vez fué por amor.

Hoy, aquí, en el Poblenou, esos muchachos crueles son la propaganda municipal y la de sus voceros, llamando locos a los vecinos del barrio.

Locos, nos dicen, "quereis coches y contaminación!" y nosotros les decimos que si alguna vez estuvimos locos fué por creer en un barrio para todos, sin vecinos de primera y vecinos de segunda, sin calles que concentren todo el tránsito y calles desertizadas.

Locos por defender que el barrio y la ciudad que queremos son un barrio y una ciudad que reparta cargas y beneficios. Locos por creer que no queremos beneficios propios si conllevan perjuicios directos a otros vecinos. Locos por creer que colapsando calles no solamente no se reduce la contaminación, sinó que se incrementa.

Pero ellos seguían llámandonos locos.

Locos porque sufrimos por los trabajadores que pierden su empleo. Locos porque sufrimos por ese vecino que montó un negocio con todos sus ahorros y ahora cada mes piensa va a ser el último y lo va a perder todo, no porque el negocio no le funcionara, sinó porque le han metido en un laberinto al que sus clientes no llegan.

Pero ellos seguían llamándonos locos a nosotros, a los vecinos.
Locos porque hartos de ser toreados por la telaraña de reuniones de cuatro gatos, ahora por un tema, ahora por otro, ahora con unos interlocutores, ahora con otros, en las que nunca se sabe qué se decide y después de lo cual nunca sabíamos donde se decían las cosas... los propios vecinos decidimos organizar una Consulta Veïnal.

Pero ellos seguían llamándonos locos a nosotros, a los vecinos, a los que no comulgábamos con sus mentiras.

Locos porque estoícamente aguantamos su desprecio. Locos nosotros, los que no recibimos subvenciones del ayuntamiento para hacer cómics insultando a los vecinos. Locos por resistir las presiones indecentes para doblegarnos a sus exigencias y querer celebrar las fiestas del barrio donde siempre se han vivido entre los vecinos. Locos por quedar fuera de sus subvenciones desesperadas para dar vida artificial al ghetto en el que han convertido algunas calles.

Pero ellos seguían llamándonos locos a nosotros, a los vecinos, a los que no comulgábamos con sus mentiras, a los que resistíamos con una idea de barrio y de ciudad.

Locos por tejer solidaridades entre vecinos, por amor a todo aquello que da sentido a ser barrio, a ser comunidad. Locos por no rendirnos a ser condenados sádicamente a padecer un proyecto que incluso ellos mismos consideran un fracaso. Locos por defender un urbanismo democrático, que no arroje a la cloaca centenares de miles de euros en pinturitas sobre el asfalto y se dedique a dignificar plazas, espacios y calles.

Aquellos muchachos del barrio de la canción de Perales la llamaban loca, la menospreciaban loca, porque despreciaban su amor. Hoy los muchachos del Ayuntamiento y sus voceros nos llaman locos, porque desprecian nuestra racionalidad, nuestra opinión, nuestra voz. Nos llaman locos porque desmontamos sus mentiras. Nos llaman locos porque queremos ser vecinos libres y no sumisos a sus antojos. Nos llaman locos, pero antes de llegar al poder y emborracharse con él nos hubieran llamado luchadores, activistas, etc.

Estos domingos de mayo las urnas en la Rambla del Poblenou no son ninguna locura. Son la expresión viva de un barrio comprometido, de unos vecinos que reclaman su derecho a tener voz y a ser escuchados.

Estos domingos de mayo las urnas en la Rambla del Poblenou condensan toda la historia de luchas vecinales del barrio. Por eso les avergüenzan y nos llaman locos. Ellos, los que se han apropiado de las instituciones y organizaciones vecinales para sofocar y acallar la voz de los vecinos.

VIVA LA LOCURA
VISCA LA GENT QUE ES REBEL·LA DAVANT L'INTENT DE DIVIDIR-NOS EN VEÏNS DE PRIMERA I VEÏNS DE SEGONA
AÚPA CON LA GENTE QUE SE ALZA CONTRA QUE TRATEN A NUESTRO BARRIO COMO A UN LABORATORIO Y A LOS VECINOS COMO A COBAYAS

VISCA EL POBLENOU

1 comentari:

Oliva ha dit...

PERO QUINA PLAGA¡¡¡,SOC FILLA DEL P.N.,PERO FA MES DE 40 ANYS QUE VISC A HORTA,I ARA SEMBLAR SER, QUE ENS TOCA A NOSALTRES,ES PARLA D'UN PLA VEINAL PEL CORT D'HORTA....MAMA POR¡¡¡.ELS POSEIDORS DE LAS VERITATS INTEGRALS,COM SI LA VERITAT FOS D'ALGU,TOTE UNA COLLA D'IL-LUMINATS,NOMES CREUEN EN LES SEVES RAONS,I AIXO TE UN NOM ACABAT "ISTA",I ES IGUAL QUE SIAN DRETES O D'ESQUERRES.